¿Por qué no informar a las mujeres, si hay riesgo?

marzo 29, 2009 por  
Archivado en Atención Primaria

En Gran Bretaña se ha reabierto el debate en torno a la relación entre aborto y salud mental. En un artículo publicado en The Times (19 agosto 2008), Melanie McDonagh critica a quienes se oponen a suministrar una información adecuada sobre las consecuencias del aborto para que haya un consentimiento informado.

También se quiere establecer un período de reflexión durante el cual se madure la decisión de abortar.

Los partidarios de la interrupción del embarazo como derecho reproductivo consideran que no hay base científica para decir que la  IVE   cause problemas de salud mental. Para demostarlo, se remiten a un estudio de la Academia Americana de Psicología que se fundamenta en el análisis de algunos estudios empíricos publicados desde 1989.

  McDonagh piensa que lo más sensato es hacer lo que propone la enmienda a la Human Fertilisation and Embriology Bill; es decir, informar a las mujeres que desean abortar sobre los posibles riesgos y establecer un período de reflexión. “Aun en el caso de que los riesgos para la salud mental de las madres fueran reducidos, ¿cómo puede alguien oponerse a que una mujer sea informada sobre estos riesgos?”, se pregunta.

 

La interrupción del embarazo y sus efectos psicológicos 

Natalia López Moratalla, catedrática deBioquímica y presidenta de la Asociación Española de Bioética (AEBI) ha abordado la comunicación maternofilial durante el embarazo y las consecuencias psicológicas de la interrupción voluntaria de la gestación  (Diario Médico 25 /5/2010)

 

En los inicios del proceso de desarrollo embrionario la comunicación molecular con la madre permite contar con las señales adecuadas para los primeros pasos de la trayectoria vital en que el crecimiento unido a la diferenciación es especialmente intenso“.

 

girls_moneyDurante esos cinco o seis primeros días desde la fecundación, “el crecimiento diferencial va acompañado por señales moleculares que proceden de la madre“.  Así, cuando el embrión preimplantatorio pasa por las trompas de Falopio libera moléculas que son recibidas por los receptores maternos “que instan a la producción de los factores de crecimiento y supervivencia que requiere el embrión para continuar su trayectoria“.

 

En cuanto al vínculo psicológico entre la madre y el hijo, López Moratalla ha recordado que ” un número nada despreciable de las regiones nerviosas implicadas en la elaboración natural del vinculo de apego maternal lo está en procesos cognitivos superiores que dan estabilidad a toda la vida emocional”.

Por ello, “no es de extrañar que la modificación de esas estructuras lleve consigo alteraciones mentales. La interrupción del proceso del embarazo tiene consecuencias en la salud psíquica de la mujer y las técnicas de neuroimagen estructural ponen en evidencia una disminución del tamaño en el hipocampo en pacientes con trastorno de estrés posttraumático”

 

El PARLAMENTO EUROPEO: Resolución sobre la IVE, por el síndrome postaborto

parlamento-europeo

En una resolución en la que aboga por dejar de considerar el aborto como un método anticonceptivo o de planificación familiar, insta a ofrecer ayuda a las mujeres por los traumas que les produce el aborto.

En una sesión miniplenaria en Bruselas el pasado jueves (25/2/2010), después de un debate marcado por el 15 aniversario de la Conferencia de Beijing  de Naciones Unidas sobre igualdad sexual, el Parlamento Europeo adoptó una resolución, para apelar a la necesidad de que el aborto no sea promovido como un método de planificación familiar.

Asimismo, la resolución insta a que se habiliten servicios de atención a las mujeres que sufren angustia como consecuencia del sufrimiento que les ha provocado la interrupción voluntaria del embarazo.

Los datos estadísticos van mostrando en Europa que se está llegando a tocar el fondo y, por ello,  reconsideran una marcha atrás en orientaciones políticas y en cuestiones educacionales.